Ana Griott

(Madrid)


(León, 1965) Diplomada en Filología italiana por la Universidad de Salamanca y Licenciada en Filología española por la Universidad Autónoma de Madrid, realizó su doctorado en la Fundación Menéndez Pidal investigando en romancero y lírica tradicional con Diego Catalán Menéndez-Pidal. Folclorista de formación, editora de profesión y narradora de vocación, conjuga sus tres oficios en su último proyecto editorial y vital, Libros de las Malas Compañías.

Nació en León y su abuela callaba cuentos. Así que pronto aprendió a escuchar el silencio y a querer a los que no tienen voz, a los que no cuentan. Tanto que, años después y ya emigrante en Madrid, se puso a hacer una tesis doctoral sobre la literatura de los que ni escriben ni leen. Y así, investigando en la tradición oral, fue a dar en 1992 con la narración oral. Y empezó a contar, y desde hace más de veinte años no calla. Luego, la voz se le llenó de tinta y comenzó a escribir: Cuentos populares del Mediterráneo, Libro de monstruos españoles, Libro de brujas españolas, La asombrosa y verdadera historia de un ratón llamado Pérez, 25 Cuentos populares de miedo, Geografía mágica y Cuentos populares de la Madre Muerte, todos ellos publicados en Ediciones Siruela. A estos siguieron, La mujer esqueleto, Cuentos antiguos de Gran Canaria, El dragón que se comió el sol y otros cuentos de la Baja Casamance, Los cuentos del erizo y otros cuentos de las mujeres del Sáhara, Estación Invierno, Paporco y Los cuentos del conejo y otros cuentos de la gente albina de Mozambique, en la editorial que dirige: Libros de las Malas Compañías. La han traducido al catalán, al francés, al japonés y al mexicano. Y también le han dado algún premio: el Diploma de Honor de la Fundación Dieta Mediterránea (que compartió en 2012 con Michele Obama) y dos veces (2009 y 2019) el premio que concede el Ministerio de Cultura de España al libro mejor editado. En 2018 estuvo entre los candidatos al Premio Nacional de Literatura infantil y juvenil.

En 2018 ha trabajado en un proyecto del Ayuntamiento de Madrid, Imagina Madrid, resignificando un espacio público con conflictos de uso a través de la escucha y la observación, llamado: “Paraíso (in)habitado”. En 2019 participó en “Perderse por Moratalaz”, una intervención artística que buscaba trazar un recorrido por la historia del barrio de Moratalaz basada en la escucha y el encuentro.

Ha hecho hablar a un autista, sentarse a oír su conferencia a una princesa y 16 bebés de 6 meses prefirieron escuchar sus cuentos a tomarse el biberón. Ay, si su abuela levantara la cabeza...


Organiza

Patrocina

Colabora

Suscríbete a nuestra Newsletter