Héctor Ruiz Verde

(Tenerife)


Sentado sentía que en el aire venía: cimbreaba un aullido y titilaba un  soplido. Desde la silla podía imaginar los afiladísimo dientes del lobo o el inaguantable aliento del dragón. Solo tenía que cerrar los ojos… y ¡volar!


Organiza

Patrocinan

Colaboran