Festival internacional del cuento los silos

Invitados

AARÓN GONZÁLEZ

TENERIFE

Posiblemente, el verdadero culpable de que yo esté hoy aquí fue Marcial, un petudo de Femés al que conoció el director de este festival. Corría el año 2005, y desde entonces con la organización del festival hemos vivido miles de aventuras.

Compartí historias con Sherezade, conocí a Simbad el marino quien casi hace que nos devoren unos caníbales. Fui diablo, demonio, espectro, fantasma, aparición, hombre de los gatos, anfitrión en una peculiar cena, camarero en un brindis macabro y más recientemente guía de una excursión nocturna en un sendero de brujas, incluso he conocido a comedores de todo tipo de insectos y cosas extrañas mientras por mis manos se dormían unas ratas. En uno de mis viajes al pasado, diseñamos junto a Don Mariano Stanga varios de los edificios emblemáticos de este pueblo. Bajé de un árbol a un hombre que narraba historias en multitud de idiomas, un tal Diego, e incluso me sentí Viera y Clavijo a la sombra de un hermoso mamey mientras recitaba con Joaquina. Se me puso la Barba azul y voz de pirata, incluso parecía un verdadero corsario junto a un trovador y poeta que me acompañaba con las notas de su guitarra mientras contábamos nuestras hazañas surcando las olas de los 7 mares. Por pasarme cosas extrañas, fui devorado por un Ogro enorme, y en el interior narré junto al hombre kiwi historias de todo tipo, y bueno, luego mejor no decir por donde logramos salir. He contado en laberintos, andamios, azoteas, árboles, contenedores de carga (tanto dentro como desde arriba) y en multitud de superficies varias. En fin en los Silos sí que es verdad que a uno le puede pasar cualquier cosa gracias a la magia de los cuentos.

volver

¿Te gusta este contenido? Compártelo: